El rol de los alimentos fortificados


[sws_ads]

Los seres humanos deberían tratar de satisfacer sus requerimientos de nutrientes a través de un patrón de alimentación saludable que incluya todo tipos de alimentos e equilibrando la ingesta de calorías con el gasto energético de cada persona.

Los suplementos dietéticos o la fortificación de ciertos alimentos puede ser ventajoso en situaciones específicas para aumentar la ingesta de una vitamina o un mineral específico. En algunos casos, la fortificación puede proporcionar un medio de base alimentaria para aumentar la ingesta de determinados nutrientes o el aporte de nutrientes en formas altamente biodisponibles. Acá va algunos nutrientes que pueden ser beneficios.

Vitamina D: La mayoría de la leche fluida está fortificada con vitamina D para aumentar la absorción de calcio y evitar el raquitismo siendo la principal fuente dietética de vitamina D. Otros alimentos fortificados son el jugo de naranja, bebidas de soja y el yogur. La vitamina D también está disponible como un suplemento dietético.

Ácido fólico: Con el fin de reducir la incidencia de defectos del tubo neural del recién nacido es que se ha fortificado los cereales por ácido fólico. Se recomienda que las mujeres que quedan embarazadas consuman 400 microgramos de ácido fólico a partir de alimentos fortificados o de suplementos dietéticos además de consumir alimentos que sea una buena fuente de ácido fólico.

Suplementos de hierro para las mujeres embarazadas: La administración de suplementos durante el embarazo es habitualmente recomendado para todas las mujeres embarazadas para ayudar a satisfacer sus necesidades de hierro además de aumentar el consumo de alimentos que son fuente de hierro.

Ximena Rodríguez Palleres
Nutricionista Directora Área de Nutrición Speedworks
www.speedworks.cl